Pies de foto
  • Compartir:

Finalista 2021

Jérémy Lempin

Doctor Peyo y Hassen


Presentación

Peyo no es como otros caballos que buscan el contacto humano y les gusta que les acaricien: tiene un carácter fuerte, incluso difícil. Sin embargo, después de los espectáculos, este semental a veces elige a personas del público, se acerca a ellas y pasa tiempo con ellas. De repente, se comporta como un caballo diferente: Peyo es manso y protector. A través de una cuidadosa observación, Hassen descubrió que Peyo siempre elige a personas que son emocional, física o psicológicamente vulnerables. 

Para entender mejor el comportamiento de Peyo, Hassen buscó el asesoramiento de expertos veterinarios y de diversos especialistas médicos, como neurólogos, psicólogos y psiquiatras. Después de cuatro años de investigación y de realizar pruebas a más de 500 caballos en los últimos años (incluidos los potros de Peyo), los médicos y veterinarios determinaron que la actividad cerebral de Peyo es única. En la actualidad, los expertos y científicos estudian la capacidad de Peyo para detectar instintivamente cánceres y tumores en los seres humanos, así como para explorar por qué elige acompañar a ciertos pacientes hasta su último aliento. 

Hassen y el doctor Peyo deciden abandonar el centro del escenario para unirse a un mundo radicalmente distinto: el de la medicina, la solidaridad y la dignidad humana. Así es como, Hassen llegó a conducir su caballo Peyo para escribir unas hermosas líneas de vida en el departamento de cuidados paliativos del hospital de Calais. Peyo es una auténtica celebridad: se le ducha, se le pulen los cascos, todo debe estar perfecto, respetando siempre las estrictas normas sanitarias. «El doctor Peyo», como le llama cariñosamente el personal del hospital, tiene una mente propia. Nacido autista y con una inteligencia superior nunca antes observada en los caballos, Peyo es también un instrumento para ayudar a los pacientes de cuidados paliativos a reducir su consumo de drogas duras. En resumen, Peyo es un artista autista del final de la vida, al igual que su jinete Hassen, es un ser generoso y profundamente humano que hace extraordinarios sacrificios para ayudar a su compañero de vida.


Biografía

Profundamente apegado a los valores humanos y a las historias que transmiten, Jérémy Lempin, nacido en 1983, no deja a nadie indiferente, especialmente a las personas que conoce durante sus reportajes. Ya sea para compartir la vida de un bombero de emergencias durante 3 años (Time of a lifetime), o para integrar el grupo muy cerrado de ultras del Racing Club de Lens durante 2 años (Of blood and gold), o para pasar tiempo con los legionarios del inalcanzable 2º Regimiento de paracaidistas de la Legión Extranjera (REP), Jérémy Lempin nunca ha dejado de observar, y de confrontar puntos de vista.

Empezó como fotógrafo en la Marina, en el portaaviones Charles-de-Gaulle, y en el centro de producción audiovisual de Defensa (ECPAD). Dio testimonio de las condiciones de vida de la tripulación, sobre todo durante las operaciones Agapanthe, frente a Afganistán, y Harmattan, cerca de la costa libia. A continuación, participó en la Operación Serval en Malí y en la Operación Sangaris en la República Centroafricana. Una vez más, se esforzó por mantener la mirada en la dimensión humana. Documentó la vida cotidiana de los soldados, comprometidos en condiciones precarias en estos teatros de guerra. Tras diez años en el ejército y siempre ávido de historias humanas, dejó a un lado su gorra de marinero para enfundarse el chaleco de fotoperiodista.

Siempre en movimiento, este insaciable explorador no duda en mirar más allá, en poner un ojo indiscreto, pero honesto en los hechos de la sociedad que trata, o en los grupos sociales que integra. Su método es el reportaje de larga duración, completado con grabaciones de entrevistas profesionales.