Pies de foto
  • Compartir:

Segundo finalista 2013

Wai Hnin Tun

La casa de la Buena Vida


Presentación

La Casa de la Buena Vida es una historia de esperanza, lucha y salvación. Es un lugar único cuyas puertas están abiertas a to-das las personas. Fue inaugurada en 2006 por Jesús Rodríguez (Chule), y es un centro de rehabilitación para personas consumidoras de drogas, un refugio para familias inmigrantes y una mano tendida para las personas marginadas por la sociedad. La filosofía de la casa es que cada persona que ha recibido ayuda para emprender una nueva vida ayudará a su vez a otra.

Mi proyecto empezó en 2012 con el objetivo de observar el modo en que una comunidad reducida trata de aportar res-puestas a los problemas que surgen a su alrededor. El carácter único de La Casa de la Buena Vida me interesó: sobrevive con la ayuda que recibe de donaciones, personas voluntarias y una pequeña contribución del municipio. Se encomiendan tareas diarias a los y las residentes, y lo más importante, se les anima a sentir que han recobrado su dignidad. Recientemente han venido al mundo dos bebés de parejas que se conocieron en ella: símbolos de esperanza y de nuevo comienzo. La Casa de la Buena Vida es un proyecto en marcha para contar las historias de estas personas, que me han permitido generosamente convertirme en una más. El número de personas que vive en ella fluctúa entre 30 y 80 en un momento determinado.

Aunque inicialmente era un centro para la rehabilitación de personas usuarias de drogas, La Casa también ha dado techo a familias inmigrantes sin recursos y sin otro lugar adonde ir, así como a inmigrantes subsaharianos que buscaban cobijo. La Casa es a la vez un refugio atípico y un centro de rehabilitación, instalado en una antigua granja que estaba abandonada en las colinas de Palma Palmilla, Málaga.

Fue creada en 2006 por Jesús «Chule» Rodríguez, que después de luchar contra su adicción a las drogas y haber estado en prisión por delitos relacionados con ellas, decidió ayudar a los que estuvieran en su misma situación.


Biografía

Nació en Birmania, pero pasó toda su infancia en Dubai y Londres, donde estudió Derecho Internacional.

Comenzó a hacer fotos en 2009, mientras vivía en Kenya trabajando como fotoperiodista freelance, colaborando con el periódico semanal local The Sunday Express.

Todos sus primeros trabajos estaban basados en temas sociales y medioambientales, localizándose en Korogocho, el segundo barrio marginal más grande de Nairobi.

Durante los últimos 5 años, Wai Hnin Tun ha estado trabajando en proyectos en Málaga y Birmania, intentando compartir las historias de aquellos que tienen la necesidad de hablar y ser escuchados.