arrow

Covid
Photo
Diaries

Covid Photo Diaries es un proyecto creado por ocho destacados fotoperiodistas españoles que documenta, en diferentes partes del país y a diario, los efectos de la pandemia del Covid-19.

También puedes seguirles en Instagram.

Judith Prat


Biografía

Judith Prat (Huesca, 1973). Tras licenciarse en derecho y especializarse en derechos humanos, decidió formarse y dedicarse profesionalmente al fotoperiodismo. En los últimos años ha trabajado documentando la guerra en Yemen, el conflicto armado y las minas de coltán en Congo, la violencia de Boko Haram en Nigeria, el conflicto en el Kurdistán, las condiciones de vida de la población siria refugiada o el feminicidio en Ciudad Juárez, entre otros temas. Publica en diferentes medios nacionales e internacionales como Al Jazeera, The Guardian, Days Japan, Vice, El Mundo o el Periódico.

Sus fotografías se han expuesto en numerosas ciudades dentro y fuera de España. Ha dirigido el multimedia Boko Haram, una guerra contra ellas y el cortometraje documental Tú, siéntate. En 2018 la Fundación BBVA le concedió la Beca Leonardo y en 2017 recibió el Premio Artes&Letras de Fotografía. Sus trabajos han sido ampliamente reconocidos en destacados concursos y festivales: Human Photojournalism Contest 2015, Julia Margaret Cameron Award 2014, Photofest Award 2014 o Prix de la Photographie Paris 2014, entre muchos más.

Web

Autorretrato con mascarilla y perro asomado a la ventana. | Tras las rejas de nuestras ventanas, hemos visto pasar los días mientras estábamos confinados. Ahora la nueva normalidad nos impone transitar las calles escondidas tras mascarillas que nos impiden reconocer a ese vecino que supimos que existía, en el balcón de enfrente cuando salíamos a aplaudir, pero también al amigo. Quienes, como el equipo de Covid Photo Diaries, hemos intentado contar lo que ocurría durante este periodo insólito de nuestras vidas nos hemos encontrado con graves dificultades. Casi todas ellas derivadas de los bloqueos informativos impuestos por las autoridades. Pero teníamos de nuestro lado a las personas que querían contar su historia. Gracias a ellas, hemos documentado esta crisis sanitaria, económica y social desde todos ángulos posibles. Esta pandemia me deja un puñado de historias duras, otras de compromiso y solidaridad y muchas sobre la importancia de los cuidados y la comunidad. Y como tantas otras veces la oportunidad de conocer a algunas personas que ya han pasado a formar parte de mi vida.
79 / 79

Autorretrato con mascarilla y perro asomado a la ventana. | Tras las rejas de nuestras ventanas, hemos visto pasar los días mientras estábamos confinados. Ahora la nueva normalidad nos impone transitar las calles escondidas tras mascarillas que nos impiden reconocer a ese vecino que supimos que existía, en el balcón de enfrente cuando salíamos a aplaudir, pero también al amigo. Quienes, como el equipo de Covid Photo Diaries, hemos intentado contar lo que ocurría durante este periodo insólito de nuestras vidas nos hemos encontrado con graves dificultades. Casi todas ellas derivadas de los bloqueos informativos impuestos por las autoridades. Pero teníamos de nuestro lado a las personas que querían contar su historia. Gracias a ellas, hemos documentado esta crisis sanitaria, económica y social desde todos ángulos posibles. Esta pandemia me deja un puñado de historias duras, otras de compromiso y solidaridad y muchas sobre la importancia de los cuidados y la comunidad. Y como tantas otras veces la oportunidad de conocer a algunas personas que ya han pasado a formar parte de mi vida.
Elvira tiene 87 años y vive sola en Aguarón, un pequeño municipio de la provincia de Zaragoza. Desde que se decretó el estado de alarma no ha salido de casa, pero asegura que no se ha sentido sola. Su hijo, que también vive en el pueblo, la ha visitado a diario, aunque siguiendo las indicaciones sanitarias y las medidas de seguridad recomendadas. Además cuenta con la asistencia del servicio de ayuda a domicilio comarcal y Humildad la visita tres veces por semana para atenderla y ayudarla en las labores del hogar.
78 / 79

Elvira tiene 87 años y vive sola en Aguarón, un pequeño municipio de la provincia de Zaragoza. Desde que se decretó el estado de alarma no ha salido de casa, pero asegura que no se ha sentido sola. Su hijo, que también vive en el pueblo, la ha visitado a diario, aunque siguiendo las indicaciones sanitarias y las medidas de seguridad recomendadas. Además cuenta con la asistencia del servicio de ayuda a domicilio comarcal y Humildad la visita tres veces por semana para atenderla y ayudarla en las labores del hogar.
Pilar tiene 82 años y vive sola en Alfamen, en la provincia de Zaragoza. Sus hijos viven fuera y no han podido visitarla desde que se decretó el estado de alarma. 3 días por semana Ana, auxiliar del servicio de ayuda a domicilio, la visita para ayudarla y atenderla en todo lo que necesite. Ana es, además de su cuidadora, su sobrina así que la complicidad entre ellas salta a la vista y Pilar dice sentirse muy acompañada.
77 / 79

Pilar tiene 82 años y vive sola en Alfamen, en la provincia de Zaragoza. Sus hijos viven fuera y no han podido visitarla desde que se decretó el estado de alarma. 3 días por semana Ana, auxiliar del servicio de ayuda a domicilio, la visita para ayudarla y atenderla en todo lo que necesite. Ana es, además de su cuidadora, su sobrina así que la complicidad entre ellas salta a la vista y Pilar dice sentirse muy acompañada.
José Luis y Patro regresan a casa tras haber pasado la tarde trabajando en el huerto. Usan las mascarillas para cruzar el pueblo tal y como han recomendado las autoridades sanitarias aunque en Altorricón no hay aglomeraciones.
76 / 79

José Luis y Patro regresan a casa tras haber pasado la tarde trabajando en el huerto. Usan las mascarillas para cruzar el pueblo tal y como han recomendado las autoridades sanitarias aunque en Altorricón no hay aglomeraciones.
Enrique y Claudio trabajan en el campo. Cuidan de una granja de terneros y varias fincas en Altorricón. Su trabajo no ha cesado durante toda la pandemia. La agricultura y la ganadería son un servicio esencial, hoy y siempre, para mantener abastecida de alimentos a la población.
75 / 79

Enrique y Claudio trabajan en el campo. Cuidan de una granja de terneros y varias fincas en Altorricón. Su trabajo no ha cesado durante toda la pandemia. La agricultura y la ganadería son un servicio esencial, hoy y siempre, para mantener abastecida de alimentos a la población.
Una de las mayores demandas de la población rural durante el estado de alarma ha sido poder desplazarse para el cuidado de los huertos y recolección de verduras y hortalizas. Para muchos jubilados de las zonas rurales, el huerto es la forma de permanecer unidos a la tierra. José Luis puede por fin volver a cuidar sus plantas y asegurar la producción de las hortalizas de temporada para el autoconsumo. Altorricón, Huesca.
74 / 79

Una de las mayores demandas de la población rural durante el estado de alarma ha sido poder desplazarse para el cuidado de los huertos y recolección de verduras y hortalizas. Para muchos jubilados de las zonas rurales, el huerto es la forma de permanecer unidos a la tierra. José Luis puede por fin volver a cuidar sus plantas y asegurar la producción de las hortalizas de temporada para el autoconsumo. Altorricón, Huesca.
Termina la tarde y es hora de volver a casa. Valentina tiene que despedirse, sin poder tocarse, de su abuela Teresita. Estos encuentros con distancia social no parecen satisfacer a ninguna de las dos.
73 / 79

Termina la tarde y es hora de volver a casa. Valentina tiene que despedirse, sin poder tocarse, de su abuela Teresita. Estos encuentros con distancia social no parecen satisfacer a ninguna de las dos.
Un cartel en la carretera a la entrada de Villanua advierte de que el túnel de Somport, paso fronterizo entre España y Francia en los Pirineos aragoneses, permanece cerrado. Solo se permite la circulación del transporte de mercancías y vehículos autorizados.
72 / 79

Un cartel en la carretera a la entrada de Villanua advierte de que el túnel de Somport, paso fronterizo entre España y Francia en los Pirineos aragoneses, permanece cerrado. Solo se permite la circulación del transporte de mercancías y vehículos autorizados.
Francisco y Lucila viven solos en Alfamén un municipio de la comarca de Cariñena. Todos los días reciben la visita de Elisa, trabajadora del servicio de ayuda a domicilio que les atiende y les ayuda en las tareas domesticas. En estos tiempos la mayor preocupación de Carmen es que estén protegidos frente a contagios y lleva mascarilla y guantes todo el tiempo que permanece con ellos.
71 / 79

Francisco y Lucila viven solos en Alfamén un municipio de la comarca de Cariñena. Todos los días reciben la visita de Elisa, trabajadora del servicio de ayuda a domicilio que les atiende y les ayuda en las tareas domesticas. En estos tiempos la mayor preocupación de Carmen es que estén protegidos frente a contagios y lleva mascarilla y guantes todo el tiempo que permanece con ellos.
Elvira tiene 87 años y vive sola en Aguarón un pequeño municipio de la provincia de Zaragoza. Todos los días recibe la visita de su hijo y la atención domiciliaria de Humildad que trabaja en el servicio comarcal de la ayuda a domicilio. Dice que se siente muy bien atendida en estos tiempos extraños en que debe permanecer en casa para no contagiarse de covid-19.
70 / 79

Elvira tiene 87 años y vive sola en Aguarón un pequeño municipio de la provincia de Zaragoza. Todos los días recibe la visita de su hijo y la atención domiciliaria de Humildad que trabaja en el servicio comarcal de la ayuda a domicilio. Dice que se siente muy bien atendida en estos tiempos extraños en que debe permanecer en casa para no contagiarse de covid-19.
Avanza la tarde y Valentina juega con sus abuelos en la calle como solían hacerlo. Una manguera y agua siempre han sido una buena alternativa a las piscinas que este año retrasan su apertura en todos los pueblos de Aragón. Valentina se ha quitado la mascarilla, pero sigue manteniendo la distancia ante los insistentes avisos de sus padres. Esta nueva normalidad no parece compatible con las relaciones entre abuelos y nietos.
69 / 79

Avanza la tarde y Valentina juega con sus abuelos en la calle como solían hacerlo. Una manguera y agua siempre han sido una buena alternativa a las piscinas que este año retrasan su apertura en todos los pueblos de Aragón. Valentina se ha quitado la mascarilla, pero sigue manteniendo la distancia ante los insistentes avisos de sus padres. Esta nueva normalidad no parece compatible con las relaciones entre abuelos y nietos.
Valentina visita a su abuela después de más de dos meses sin verla debido al confinamiento. Desde la fase 1 ya son posibles los desplazamientos dentro de la provincia y por fin sus padres la han llevado a Altorricón a ver a su abuela, pero le han advertido de que tiene que llevar mascarilla y no puede tocarla. Solo tiene dos años y medio y no entiende de protocolos sanitarios pero intenta seguir las instrucciones, al menos los primeros minutos de la visita…
68 / 79

Valentina visita a su abuela después de más de dos meses sin verla debido al confinamiento. Desde la fase 1 ya son posibles los desplazamientos dentro de la provincia y por fin sus padres la han llevado a Altorricón a ver a su abuela, pero le han advertido de que tiene que llevar mascarilla y no puede tocarla. Solo tiene dos años y medio y no entiende de protocolos sanitarios pero intenta seguir las instrucciones, al menos los primeros minutos de la visita…
El padre Juanjo oficia la misa del domingo en Remolinos. La parroquia sigue las medidas sanitarias para proteger a los feligreses de contagios. En la entrada de la iglesia deben desinfectarse los zapatos y las manos y todos deben usar la mascarilla y guardar la distancia de seguridad.
67 / 79

El padre Juanjo oficia la misa del domingo en Remolinos. La parroquia sigue las medidas sanitarias para proteger a los feligreses de contagios. En la entrada de la iglesia deben desinfectarse los zapatos y las manos y todos deben usar la mascarilla y guardar la distancia de seguridad.
Ley 14/1986, de 25 de abril, General de Sanidad. El confinamiento ha sido especialmente duro para quienes no tienen un hogar donde refugiarse. Es el caso de Agustín que vive desde hace años en la calle junto a un muro en las afueras de Zaragoza. A diario voluntarios de Cruz Roja le visitan, llevándole comida y comprobando que se encuentra bien de salud. Sobrevivir sin tener garantizados unos mínimos vitales se torna prácticamente imposible en estos días.
66 / 79

Ley 14/1986, de 25 de abril, General de Sanidad. El confinamiento ha sido especialmente duro para quienes no tienen un hogar donde refugiarse. Es el caso de Agustín que vive desde hace años en la calle junto a un muro en las afueras de Zaragoza. A diario voluntarios de Cruz Roja le visitan, llevándole comida y comprobando que se encuentra bien de salud. Sobrevivir sin tener garantizados unos mínimos vitales se torna prácticamente imposible en estos días.
Jaime ha pasado casi dos meses en el Pabellón deportivo municipal Rio Isuela de Huesca, acondicionado por Cruz Roja para alojar a las personas sin hogar durante el confinamiento. En la foto Jaime en los baños del pabellón.
65 / 79

Jaime ha pasado casi dos meses en el Pabellón deportivo municipal Rio Isuela de Huesca, acondicionado por Cruz Roja para alojar a las personas sin hogar durante el confinamiento. En la foto Jaime en los baños del pabellón.
Ley 14/1986, de 25 de abril, General de Sanidad. Continúa el Estado de Alarma. Canfranc, Huesca.
64 / 79

Ley 14/1986, de 25 de abril, General de Sanidad. Continúa el Estado de Alarma. Canfranc, Huesca.
Vicente Pesudo y Alberto Bayo son físicos del Laboratorio Subterráneo de Canfranc donde habitualmente desarrollan investigaciones relativas a la búsqueda de la materia oscura en el universo. Desde hace 2 meses han aparcado sus proyectos y trabajan desarrollando una solución de fácil fabricación para resolver la escasez mundial, tanto actual como prevista, de respiradores para tratar a los pacientes con COVID-19 en UCI.
63 / 79

Vicente Pesudo y Alberto Bayo son físicos del Laboratorio Subterráneo de Canfranc donde habitualmente desarrollan investigaciones relativas a la búsqueda de la materia oscura en el universo. Desde hace 2 meses han aparcado sus proyectos y trabajan desarrollando una solución de fácil fabricación para resolver la escasez mundial, tanto actual como prevista, de respiradores para tratar a los pacientes con COVID-19 en UCI.
Alberto Bayo es físico y trabaja en el Laboratorio Subterráneo de Canfranc. Cada día para llegar al laboratorio debe adentrarse en el túnel de Somport, paso fronterizo entre España y Francia, ahora con la circulación restringida al trasporte de mercancías por el decreto del estado de alarma. La entrada al laboratorio se encuentra dentro del túnel, pues se aprovecharon en su construcción las salidas de emergencia ya existentes. Las galerías para experimentos están excavadas en la roca a 800 metros de profundidad. La montaña filtra la radiación cósmica creando el “silencio cósmico” necesario para la investigación de la materia oscura que representa el 85% de la masa del Universo.
62 / 79

Alberto Bayo es físico y trabaja en el Laboratorio Subterráneo de Canfranc. Cada día para llegar al laboratorio debe adentrarse en el túnel de Somport, paso fronterizo entre España y Francia, ahora con la circulación restringida al trasporte de mercancías por el decreto del estado de alarma. La entrada al laboratorio se encuentra dentro del túnel, pues se aprovecharon en su construcción las salidas de emergencia ya existentes. Las galerías para experimentos están excavadas en la roca a 800 metros de profundidad. La montaña filtra la radiación cósmica creando el “silencio cósmico” necesario para la investigación de la materia oscura que representa el 85% de la masa del Universo.
Es la primera misa dominical en Remolinos desde que se decretó el estado de alarma y los feligreses completan el 30% del aforo permitido. La cúpula de la iglesia parroquial de este pequeño pueblo de 1100 habitantes en la provincia de Zaragoza alberga cuatro cuadros de Goya denominados “las pechinas”. Los cuatro lienzos ovalados representan a los padres de la iglesia: San Agustín, San Jerónimo, San Ambrosio y San Gregorio.
61 / 79

Es la primera misa dominical en Remolinos desde que se decretó el estado de alarma y los feligreses completan el 30% del aforo permitido. La cúpula de la iglesia parroquial de este pequeño pueblo de 1100 habitantes en la provincia de Zaragoza alberga cuatro cuadros de Goya denominados “las pechinas”. Los cuatro lienzos ovalados representan a los padres de la iglesia: San Agustín, San Jerónimo, San Ambrosio y San Gregorio. A pesar de que hoy el interés se centra en el regreso de los fieles y la liturgia, cuesta apartar la mirada de la cúpula para dirigirla a lo que ocurre bajo ella.
Una de las medidas más criticadas del Estado de Alarma fue la cancelación de los mercados agroecológicos, que en Zaragoza se realizan una vez por semana y al aire libre, mientras los supermercados permanecían abiertos. La fase 1 en Aragón ha permitido que vuelvan a celebrarse. El más importante es el que se organiza los sábados en la plaza del Pilar donde los productores venden directamente sus frutas y verduras a los clientes.
60 / 79

Una de las medidas más criticadas del Estado de Alarma fue la cancelación de los mercados agroecológicos, que en Zaragoza se realizan una vez por semana y al aire libre, mientras los supermercados permanecían abiertos. La fase 1 en Aragón ha permitido que vuelvan a celebrarse. El más importante es el que se organiza los sábados en la plaza del Pilar donde los productores venden directamente sus frutas y verduras a los clientes.
Todas las librerías están llenas de historias, pero no todas son capaces de provocarlas. Es el caso de la librería Antígona de Zaragoza regentada por Julia Millán y Pepe Fernández. Es martes día 12 de mayo. Desde ayer las librerías pueden abrir en Aragón, aunque con limitaciones de aforo y siguiendo las recomendaciones sanitarias. Javier Aguirre, filósofo, profesor y autor de numerosos libros pasea por sus pasillos, ahora señalizados con flechas en el suelo. Es el primer día que sale desde que se decretó el estado de alarma y lo hace para visitar Antígona y buscar un libro que llevarse a casa. Dice sentir cierto agobio estando con gente, aunque en la librería solo hay dos clientes más. Yo observo a través de la cámara cómo los lectores disfrutan de la reapertura de su librería favorita, dejándome envolver del olor a papel. Transcurren unos minutos y todos confluimos en una charla con distancia social en la que nos presentamos, comentamos la situación y volcamos miedos y dudas. Javier Aguirre confiesa que es su cumpleaños y todos comenzamos a aplaudir en una espontánea muestra de las ganas que tenemos de celebrar cualquier buena noticia. Y cumplir años sin duda lo es. Regreso a casa con el “El humor en Platón” de Javier Aguirre entre las manos, es un regalo. Os lo recomiendo aunque todavía no he podido leerlo. Esta pequeña historia de la desescalada entre libros no puede traer nada malo.
59 / 79

Todas las librerías están llenas de historias, pero no todas son capaces de provocarlas. Es el caso de la librería Antígona de Zaragoza regentada por Julia Millán y Pepe Fernández. Es martes día 12 de mayo. Desde ayer las librerías pueden abrir en Aragón, aunque con limitaciones de aforo y siguiendo las recomendaciones sanitarias. Javier Aguirre, filósofo, profesor y autor de numerosos libros pasea por sus pasillos, ahora señalizados con flechas en el suelo. Es el primer día que sale desde que se decretó el estado de alarma y lo hace para visitar Antígona y buscar un libro que llevarse a casa. Dice sentir cierto agobio estando con gente, aunque en la librería solo hay dos clientes más. Yo observo a través de la cámara cómo los lectores disfrutan de la reapertura de su librería favorita, dejándome envolver del olor a papel. Transcurren unos minutos y todos confluimos en una charla con distancia social en la que nos presentamos, comentamos la situación y volcamos miedos y dudas. Javier Aguirre confiesa que es su cumpleaños y todos comenzamos a aplaudir en una espontánea muestra de las ganas que tenemos de celebrar cualquier buena noticia. Y cumplir años sin duda lo es. Regreso a casa con el “El humor en Platón” de Javier Aguirre entre las manos, es un regalo. Os lo recomiendo aunque todavía no he podido leerlo. Esta pequeña historia de la desescalada entre libros no puede traer nada malo.
Teresa, enfermera del Centro de Salud Arrabal visita a Ángel en su ronda diaria a los domicilios de los más mayores. Desde el inicio de la pandemia han incrementado estas visitas domiciliarias para que sus pacientes de más edad no tengan que desplazarse hasta centro de salud.
58 / 79

Teresa, enfermera del Centro de Salud Arrabal visita a Ángel en su ronda diaria a los domicilios de los más mayores. Desde el inicio de la pandemia han incrementado estas visitas domiciliarias para que sus pacientes de más edad no tengan que desplazarse hasta centro de salud.
Continúa la lucha contra el coronavirus en los centros de salud de Zaragoza. Lucía y Marina, médicas residentes, protegidas con bata, guantes, mascarilla y pantallas auscultan a una paciente con posibles síntomas de coronavirus. Las batas de protección que utilizan en el centro de salud están confeccionadas por la Asociación de Vecinos del Arrabal.
57 / 79

Continúa la lucha contra el coronavirus en los centros de salud de Zaragoza. Lucía y Marina, médicas residentes, protegidas con bata, guantes, mascarilla y pantallas auscultan a una paciente con posibles síntomas de coronavirus. Las batas de protección que utilizan en el centro de salud están confeccionadas por la Asociación de Vecinos del Arrabal.
Un equipo de personal sanitario de atención primaria realiza test rápidos a las trabajadoras de una residencia de mayores. Zaragoza, Aragón.
56 / 79

Un equipo de personal sanitario de atención primaria realiza test rápidos a las trabajadoras de una residencia de mayores. Zaragoza, Aragón.
Se cumple una semana desde que las peluquerías pudieron abrir sus puertas, aunque con restricciones de aforo. Aziz regenta una pequeña peluquería en Zaragoza y debe atender a sus clientes de uno en uno mientras el resto espera en la calle.
55 / 79

Se cumple una semana desde que las peluquerías pudieron abrir sus puertas, aunque con restricciones de aforo. Aziz regenta una pequeña peluquería en Zaragoza y debe atender a sus clientes de uno en uno mientras el resto espera en la calle.
Cuando el confinamiento comenzó todavía vestíamos abrigos para resguardarnos del frio. Después de casi dos meses la primavera se ha impuesto. Los balcones, que han sido en muchos momentos el único lugar donde socializar con los vecinos y mostrar las emociones, se convierten ahora en pequeños solariums donde la gente aprovecha los rayos de sol que se cuelan entre las calles para broncearse. Sol y banderas define el patriotismo de una parte de este país. Zaragoza, Aragón.
54 / 79

Cuando el confinamiento comenzó todavía vestíamos abrigos para resguardarnos del frio. Después de casi dos meses la primavera se ha impuesto. Los balcones, que han sido en muchos momentos el único lugar donde socializar con los vecinos y mostrar las emociones, se convierten ahora en pequeños solariums donde la gente aprovecha los rayos de sol que se cuelan entre las calles para broncearse. Sol y banderas define el patriotismo de una parte de este país. Zaragoza, Aragón.
El próximo lunes comienza la fase 1 en Zaragoza, y las terrazas de los bares pueden abrir al público con un aforo máximo del 50%. Francho y sus hermanos, propietarios del emblemático local de tapas Bodegas Almau, ponen a punto la terraza. Limpian, organizan las mesas, y retiran las estufas que todavía utilizaban la última vez que el bar estuvo abierto para colocar los sistemas de refrigeración, ahora necesarios. Durante casi dos meses de confinamiento muchas cosas han cambiado, también la estación y la temperatura. Ya es primavera.
53 / 79

El próximo lunes comienza la fase 1 en Zaragoza, y las terrazas de los bares pueden abrir al público con un aforo máximo del 50%. Francho y sus hermanos, propietarios del emblemático local de tapas Bodegas Almau, ponen a punto la terraza. Limpian, organizan las mesas, y retiran las estufas que todavía utilizaban la última vez que el bar estuvo abierto para colocar los sistemas de refrigeración, ahora necesarios. Durante casi dos meses de confinamiento muchas cosas han cambiado, también la estación y la temperatura. Ya es primavera.
Los centros de estética y tratamientos de relajación empiezan tímidamente su actividad en la fase 0 del levantamiento de las limitaciones establecidas durante el estado de alarma. La atención debe ser individualizada, solo con cita previa y siguiendo los protocolos de prevención para evitar contagios. En el centro de estética Sabah Rocío, protegida con EPI, realiza un tratamiento facial a una clienta. Todo el local ha sido desinfectado previamente. Zaragoza, Aragón.
52 / 79

Los centros de estética y tratamientos de relajación empiezan tímidamente su actividad en la fase 0 del levantamiento de las limitaciones establecidas durante el estado de alarma. La atención debe ser individualizada, solo con cita previa y siguiendo los protocolos de prevención para evitar contagios. En el centro de estética Sabah Rocío, protegida con EPI, realiza un tratamiento facial a una clienta. Todo el local ha sido desinfectado previamente. Zaragoza, Aragón.
Teresa es enfermera y atiende a Paula en su domicilio. Todos los días visita a los pacientes de más edad para que no tengan que asistir al centro de salud y puedan permanecer confinados y seguros en sus casas.
51 / 79

Teresa es enfermera y atiende a Paula en su domicilio. Todos los días visita a los pacientes de más edad para que no tengan que asistir al centro de salud y puedan permanecer confinados y seguros en sus casas.
Miguel Ángel es el cuarto de una saga de hosteleros mítica en la ciudad. Tras el improvisado mostrador habilitado para dispensar los pedidos recibidos por encargo, nos cuenta cómo en 150 años esta es la primera vez que “Bodegas Almau” se ha visto obligada a cerrar sus puertas en el popular barrio del “Tubo”. Ni la gripe, ni la guerra, ni las crisis económicas o la lacra de la heroína pudieron antes con nosotros, comenta Miguel Fermín, que a pesar de ceder hace años el testigo a su hijo sigue muy presente, más si cabe en un día importante como es el de la reapertura, aunque de momento tendrá que ser limitada.
50 / 79

Miguel Ángel es el cuarto de una saga de hosteleros mítica en la ciudad. Tras el improvisado mostrador habilitado para dispensar los pedidos recibidos por encargo, nos cuenta cómo en 150 años esta es la primera vez que “Bodegas Almau” se ha visto obligada a cerrar sus puertas en el popular barrio del “Tubo”. Ni la gripe, ni la guerra, ni las crisis económicas o la lacra de la heroína pudieron antes con nosotros, comenta Miguel Fermín, que a pesar de ceder hace años el testigo a su hijo sigue muy presente, más si cabe en un día importante como es el de la reapertura, aunque de momento tendrá que ser limitada.
Andrea es enfermera y visita a Juliana para hacerle una cura. Desde el Centro de salud Arrabal se intenta atender a todas las personas mayores en su domicilio para que no tengan que salir de casa y exponerse a posibles contagios. Zaragoza, Aragón.
49 / 79

Andrea es enfermera y visita a Juliana para hacerle una cura. Desde el Centro de salud Arrabal se intenta atender a todas las personas mayores en su domicilio para que no tengan que salir de casa y exponerse a posibles contagios. Zaragoza, Aragón.
Un equipo de personal sanitario formado por enfermeras de atención primaria y enfermeras de una residencia realizan test rápidos a personas mayores que presentan síntomas de posible coronavirus.
48 / 79

Un equipo de personal sanitario formado por enfermeras de atención primaria y enfermeras de una residencia realizan test rápidos a personas mayores que presentan síntomas de posible coronavirus.
Alicia es enfermera y visita a Manuel en su domicilio para que no tenga que salir a la calle y esté protegido frente a posibles contagios de coronavirus.
47 / 79

Alicia es enfermera y visita a Manuel en su domicilio para que no tenga que salir a la calle y esté protegido frente a posibles contagios de coronavirus.
Whassila y sus hijos pequeños se asoman al balcón de su apartamento frente al río Ebro mientras esperan a que sean las 21h para romper el ayuno propio del Ramadán. Whassila trabaja en un centro de menores de Zaragoza al que no ha dejado de asistir durante todo el periodo del estado de alarma. Pero el resto de la familia permanece confinada desde que se decretó.
46 / 79

Whassila y sus hijos pequeños se asoman al balcón de su apartamento frente al río Ebro mientras esperan a que sean las 21h para romper el ayuno propio del Ramadán. Whassila trabaja en un centro de menores de Zaragoza al que no ha dejado de asistir durante todo el periodo del estado de alarma. Pero el resto de la familia permanece confinada desde que se decretó.
Teresa, Isabel, Alicia y Marina, enfermeras del Centro de Salud Arrabal visitan a sus pacientes de las diferentes residencias de personas mayores de su zona. En las bolsas llevan los EPI y todo el material de protección necesario para atender a los pacientes con coronavirus. Zaragoza.
45 / 79

Teresa, Isabel, Alicia y Marina, enfermeras del Centro de Salud Arrabal visitan a sus pacientes de las diferentes residencias de personas mayores de su zona. En las bolsas llevan los EPI y todo el material de protección necesario para atender a los pacientes con coronavirus. Zaragoza.
Yolanda se aloja en el Albergue municipal de transeúntes de Zaragoza. Su sencilla habitación y las salidas a un pequeño patio son el escenario de sus días en confinamiento sin poder salir a la calle.
44 / 79

Yolanda se aloja en el Albergue municipal de transeúntes de Zaragoza. Su sencilla habitación y las salidas a un pequeño patio son el escenario de sus días en confinamiento sin poder salir a la calle.
Voluntarias de Cruz Roja trasladan a una mujer que, tras pasar varias semanas en una residencia habilitada por el Gobierno de Aragón para atender a personas mayores con coronavirus, al fin puede regresar a su residencia habitual tras dar negativo en la prueba.
43 / 79

Voluntarias de Cruz Roja trasladan a una mujer que, tras pasar varias semanas en una residencia habilitada por el Gobierno de Aragón para atender a personas mayores con coronavirus, al fin puede regresar a su residencia habitual tras dar negativo en la prueba.
Tras el traslado de un enfermo de Covid19 el personal sanitario que ha estado en contacto con el enfermo es desinfectado antes de proceder a quitarse el equipo de protección individual. La importancia de mantener las máximas precauciones en materia de seguridad es vital para el colectivo sanitario. En Aragón son ya 738 los profesionales sanitarios contagiados desde que llegase la pandemia.
42 / 79

Tras el traslado de un enfermo de Covid19 el personal sanitario que ha estado en contacto con el enfermo es desinfectado antes de proceder a quitarse el equipo de protección individual. La importancia de mantener las máximas precauciones en materia de seguridad es vital para el colectivo sanitario. En Aragón son ya 738 los profesionales sanitarios contagiados desde que llegase la pandemia.
Las calles vuelven a verse prudentemente salpicadas de vida en el primer día de levantamiento parcial de las restricciones para los menores de 14 de años. Acompañados de un adulto y pertrechados con sus patines y balones, los niños y las niñas aragonesas han podido salir a correr y pasear dejando atrás un mes y medio de confinamiento especialmente duro en su caso. Con sus pequeñas mascarillas nos recuerdan a esos héroes de comic, seguro que más de un padre y una madre ha usado hoy el símil para hacer más llevadero este incomodo complemento que con seguridad pasará a forma parte de nuestras vidas.
41 / 79

Las calles vuelven a verse prudentemente salpicadas de vida en el primer día de levantamiento parcial de las restricciones para los menores de 14 de años. Acompañados de un adulto y pertrechados con sus patines y balones, los niños y las niñas aragonesas han podido salir a correr y pasear dejando atrás un mes y medio de confinamiento especialmente duro en su caso. Con sus pequeñas mascarillas nos recuerdan a esos héroes de comic, seguro que más de un padre y una madre ha usado hoy el símil para hacer más llevadero este incomodo complemento que con seguridad pasará a forma parte de nuestras vidas.
Voluntarios de Cruz Roja trasladan a un hombre que ha dado positivo en Covid19 a una de las residencias habilitadas en Aragón para atender a las personas mayores con coronavirus. Marcos es quien está junto a el durante todo el trayecto y ha tenido que vestirse con el equipo de protección y seguir todos los protocolos de seguridad. Es consciente de lo extraño que resulta para el paciente no ver la cara de quien le cuida, por eso pone especial atención en que su trato sea lo más cálido posible: le habla durante todo el viaje, le acaricia la cara y le dedica constantes muestras de cariño. Una actitud tan necesaria como los cuidados médicos y que humaniza estos momentos difíciles.
40 / 79

Voluntarios de Cruz Roja trasladan a un hombre que ha dado positivo en Covid19 a una de las residencias habilitadas en Aragón para atender a las personas mayores con coronavirus. Marcos es quien está junto a el durante todo el trayecto y ha tenido que vestirse con el equipo de protección y seguir todos los protocolos de seguridad. Es consciente de lo extraño que resulta para el paciente no ver la cara de quien le cuida, por eso pone especial atención en que su trato sea lo más cálido posible: le habla durante todo el viaje, le acaricia la cara y le dedica constantes muestras de cariño. Una actitud tan necesaria como los cuidados médicos y que humaniza estos momentos difíciles.
José María vive desde hace dos años en una caseta de obras abandonada en las afueras de Zaragoza. No tiene trabajo ni cobra ninguna prestación y estos días de confinamiento están siendo especialmente difíciles pues se hace imposible conseguir el sustento básico. Voluntarios de Cruz Roja le visitan a diario para llevarle la comida y la cena. Charlan con el, están pendientes de que tenga las medicinas que necesita y de que se encuentre bien. Cuidar a las personas en situación de vulnerabilidad es ahora mas importante que nunca.
39 / 79

José María vive desde hace dos años en una caseta de obras abandonada en las afueras de Zaragoza. No tiene trabajo ni cobra ninguna prestación y estos días de confinamiento están siendo especialmente difíciles pues se hace imposible conseguir el sustento básico. Voluntarios de Cruz Roja le visitan a diario para llevarle la comida y la cena. Charlan con el, están pendientes de que tenga las medicinas que necesita y de que se encuentre bien. Cuidar a las personas en situación de vulnerabilidad es ahora mas importante que nunca.
Los protocolos sanitarios están siendo primordiales para frenar contagios. El personal del Albergue municipal de Zaragoza está constantemente pendiente de la salud de las personas que allí se alojan durante el confinamiento. A medio día, en la puerta de entrada al comedor, toman la temperatura a todos los residentes como medida de detección precoz de posibles síntomas de coronavirus.
38 / 79

Los protocolos sanitarios están siendo primordiales para frenar contagios. El personal del Albergue municipal de Zaragoza está constantemente pendiente de la salud de las personas que allí se alojan durante el confinamiento. A medio día, en la puerta de entrada al comedor, toman la temperatura a todos los residentes como medida de detección precoz de posibles síntomas de coronavirus.
Santiago es de Córdoba y estaba viajando al norte del país en busca de trabajo cuando se decretó el estado de alarma. Desde entonces permanece confinado en el Albergue municipal de Zaragoza. Dice que los días son eternos y no se separa de su radio, siempre encendida, siempre con música sonando. La música le reconforta y le hace olvidar su situación atrapado en una ciudad donde no conoce a nadie.
37 / 79

Santiago es de Córdoba y estaba viajando al norte del país en busca de trabajo cuando se decretó el estado de alarma. Desde entonces permanece confinado en el Albergue municipal de Zaragoza. Dice que los días son eternos y no se separa de su radio, siempre encendida, siempre con música sonando. La música le reconforta y le hace olvidar su situación atrapado en una ciudad donde no conoce a nadie.
Hay quienes no pueden quedarse en casa porque no tienen. Es el caso de Cornel, cuyo vehículo hace las veces de techo en estos complicados momentos. A diario voluntarios de Cruz Roja le visitan, llevándole comida y comprobando que se encuentra bien de salud. Sobrevivir sin tener garantizados unos mínimos vitales se torna prácticamente imposible en estos días. Las medidas decretadas para garantizar el confinamiento han limitado sus movimientos y las posibilidades de conseguir el sustento diario.
36 / 79

Hay quienes no pueden quedarse en casa porque no tienen. Es el caso de Cornel, cuyo vehículo hace las veces de techo en estos complicados momentos. A diario voluntarios de Cruz Roja le visitan, llevándole comida y comprobando que se encuentra bien de salud. Sobrevivir sin tener garantizados unos mínimos vitales se torna prácticamente imposible en estos días. Las medidas decretadas para garantizar el confinamiento han limitado sus movimientos y las posibilidades de conseguir el sustento diario.
Vanesa es auxiliar del servicio de ayuda a domicilio de la comarca de Cariñena y todos los días recorre los domicilios de las personas mayores a las que atiende. Ahora su preocupación por ellos es mucho mayor, tiene miedo a que se contagien pues son población de riesgo frente al coronavirus y ha extremado todas las precauciones en su trabajo. Hoy le toca visitar a Fina que tuvo un accidente doméstico hace una semana y fue operada de urgencia. Deberá permanecer inmovilizada 6 semanas. Ahora más que nunca los cuidados de Vanesa son vitales para ella y su trabajo, que siempre ha sido esencial, se nos revela en estos tiempos como imprescindible.
35 / 79

Vanesa es auxiliar del servicio de ayuda a domicilio de la comarca de Cariñena y todos los días recorre los domicilios de las personas mayores a las que atiende. Ahora su preocupación por ellos es mucho mayor, tiene miedo a que se contagien pues son población de riesgo frente al coronavirus y ha extremado todas las precauciones en su trabajo. Hoy le toca visitar a Fina que tuvo un accidente doméstico hace una semana y fue operada de urgencia. Deberá permanecer inmovilizada 6 semanas. Ahora más que nunca los cuidados de Vanesa son vitales para ella y su trabajo, que siempre ha sido esencial, se nos revela en estos tiempos como imprescindible.
Pilar y su marido permanecen confinados en casa desde que se decretó el estado de alarma. Debido a su edad y sus circunstancias no pueden salir a la compra ni tampoco realizar muchas de las tareas del hogar como cocinar. Se han acogido al programa de reparto de comida a domicilio que gestiona Cruz Roja en Huesca. Tres días a la semana reciben la comida y la cena ya cocinada para dos días. La entrega se realiza con la mayor seguridad posible para ellos colocando dos sillas en la puerta donde se depositan las bandejas con los alimentos para evitar el contacto directo.
34 / 79

Pilar y su marido permanecen confinados en casa desde que se decretó el estado de alarma. Debido a su edad y sus circunstancias no pueden salir a la compra ni tampoco realizar muchas de las tareas del hogar como cocinar. Se han acogido al programa de reparto de comida a domicilio que gestiona Cruz Roja en Huesca. Tres días a la semana reciben la comida y la cena ya cocinada para dos días. La entrega se realiza con la mayor seguridad posible para ellos colocando dos sillas en la puerta donde se depositan las bandejas con los alimentos para evitar el contacto directo.
En Aragón las hospitalizaciones por Covid19 siguen azotando especialmente a la población de mayor edad. Más del 75% de quienes han requerido atención hospitalaria superan la barrera de los 60 años. Las medidas de confinamiento e higiene siguen siendo la mejor forma de prevenir contagios y hospitalizaciones. Por desgracia todavía siguen produciéndose y los hospitales aragoneses reciben a diario nuevos pacientes afectados por el coronavirus.
33 / 79

En Aragón las hospitalizaciones por Covid19 siguen azotando especialmente a la población de mayor edad. Más del 75% de quienes han requerido atención hospitalaria superan la barrera de los 60 años. Las medidas de confinamiento e higiene siguen siendo la mejor forma de prevenir contagios y hospitalizaciones. Por desgracia todavía siguen produciéndose y los hospitales aragoneses reciben a diario nuevos pacientes afectados por el coronavirus.
Florin, Christian y Jon juegan al Rummykub mientras permanecen confinados en el Pabellón deportivo Tenerías habilitado por el Ayuntamiento de Zaragoza para acoger a las personas sin alojamiento en la ciudad durante el estado de alarma.
32 / 79

Florin, Christian y Jon juegan al Rummykub mientras permanecen confinados en el Pabellón deportivo Tenerías habilitado por el Ayuntamiento de Zaragoza para acoger a las personas sin alojamiento en la ciudad durante el estado de alarma.
En Aragón todos los días se siguen registrando nuevos casos en coronavirus. En la imagen un test rápido ha dado positivo.
31 / 79

En Aragón todos los días se siguen registrando nuevos casos en coronavirus. En la imagen un test rápido ha dado positivo.
Jaime llevaba una semana trabajando cuando se decretó el estado de alarma. Su empresa tuvo que cerrar y fue despedido. Desde entonces vive en el Pabellón deportivo municipal Rio Isuela, acondiconado por Cruz Roja para alojar a las personas sin hogar de la ciudad durante el confinamiento.
30 / 79

Jaime llevaba una semana trabajando cuando se decretó el estado de alarma. Su empresa tuvo que cerrar y fue despedido. Desde entonces vive en el Pabellón deportivo municipal Rio Isuela, acondiconado por Cruz Roja para alojar a las personas sin hogar de la ciudad durante el confinamiento.
El pabellón Rio Isuela de Huesca ha sido acondicionado por Cruz Roja para acoger a las personas sin techo o transeúntes de las ciudad durante el confinamiento. Después de comer pueden dormir la siesta en la zona habilitada con camas para el descanso.
29 / 79

El pabellón Rio Isuela de Huesca ha sido acondicionado por Cruz Roja para acoger a las personas sin techo o transeúntes de las ciudad durante el confinamiento. Después de comer pueden dormir la siesta en la zona habilitada con camas para el descanso.
La escasez de material de protección para los trabajadores considerados esenciales ha sido una de las mayores dificultades para hacer frente a los contagios. Muchas iniciativas ciudadanas se han centrado en la fabricación de mascarillas y pantallas protectoras. Pero para muchos la fabricación propia ha sido la única alternativa. En Mercazaragoza la actividad está siendo frenética durante toda la crisis para abastecer de alimentos a la población y algunos de sus trabajadores han tenido que improvisar pantallas caseras fabricadas con una garrafa de agua, cinta adhesiva y un poco de imaginación.
28 / 79

La escasez de material de protección para los trabajadores considerados esenciales ha sido una de las mayores dificultades para hacer frente a los contagios. Muchas iniciativas ciudadanas se han centrado en la fabricación de mascarillas y pantallas protectoras. Pero para muchos la fabricación propia ha sido la única alternativa. En Mercazaragoza la actividad está siendo frenética durante toda la crisis para abastecer de alimentos a la población y algunos de sus trabajadores han tenido que improvisar pantallas caseras fabricadas con una garrafa de agua, cinta adhesiva y un poco de imaginación.
Los esfuerzos titánicos de nuestro sistema sanitario y de sus profesionales está logrando sacar adelante a miles de pacientes. Así lo va confirmando el numero de altas medicas. Lamentablemente y a pesar de que los datos estadísticos permiten albergar cierto optimismo, el virus se sigue cobrando vidas a diario. Ese es sin duda el lado mas amargo de esta crisis, la pérdida de todas esas personas que no han logrado superar la enfermedad. Crematorio del Cementerio de Torrero, Zaragoza.
27 / 79

Los esfuerzos titánicos de nuestro sistema sanitario y de sus profesionales está logrando sacar adelante a miles de pacientes. Así lo va confirmando el numero de altas medicas. Lamentablemente y a pesar de que los datos estadísticos permiten albergar cierto optimismo, el virus se sigue cobrando vidas a diario. Ese es sin duda el lado mas amargo de esta crisis, la pérdida de todas esas personas que no han logrado superar la enfermedad. Crematorio del Cementerio de Torrero, Zaragoza.
Es Semana Santa y las calles de Cariñena, como las de gran parte de los pueblos y ciudades de nuestro país, deberían estar llenas de procesiones, fieles y turistas. Pero este año las calles están vacías. A las 10 de la noche, mientras los vecinos permanecen confinados en sus casas, solo un pequeño grupo de agricultores se prepara para recorrer el pueblo con sus tractores y desinfectarlo con hipoclorito sódico. Una muestra mas de la importancia de la solidaridad y del trabajo colaborativo en estos tiempos.
26 / 79

Es Semana Santa y las calles de Cariñena, como las de gran parte de los pueblos y ciudades de nuestro país, deberían estar llenas de procesiones, fieles y turistas. Pero este año las calles están vacías. A las 10 de la noche, mientras los vecinos permanecen confinados en sus casas, solo un pequeño grupo de agricultores se prepara para recorrer el pueblo con sus tractores y desinfectarlo con hipoclorito sódico. Una muestra mas de la importancia de la solidaridad y del trabajo colaborativo en estos tiempos.
El Dean del Cabildo camina por el pasillo lateral de la Basílica del Pilar, el templo más emblemático de Zaragoza, cerrada al público y vacía desde que se decretó el estado de alarma. Una estampa llena de extrañeza pues El Pilar es uno de los monumentos más visitados en todo el país.
25 / 79

El Dean del Cabildo camina por el pasillo lateral de la Basílica del Pilar, el templo más emblemático de Zaragoza, cerrada al público y vacía desde que se decretó el estado de alarma. Una estampa llena de extrañeza pues El Pilar es uno de los monumentos más visitados en todo el país.
Mariano tiene 91 años y vive solo desde que su mujer y su hija fallecieron hace 14 años. Pilar, trabajadora del servicio de ayuda a domicilio de la Comarca Campo de Cariñena, le visita tres veces a la semana para ayudarle en las tareas de limpieza de la casa y aseo personal. El mejor momento del día, dice Mariano, que se deshace en halagos hacia su cuidadora. Pilar cuenta que Mariano es muy buen cocinero, él apunta que aprendió a cocinar cuando iba a trabajar a Francia a la vendimia; siempre fue jornalero del campo. Mariano no ha salido a la calle desde que se decretó el estado de alarma y echa de menos leer sus novelas del oeste al sol, en la puerta de casa. Las visitas de Pilar y las llamadas constantes de su nieta, que vive en Madrid, son su contacto con el mundo exterior en estos tiempos difíciles.
24 / 79

Mariano tiene 91 años y vive solo desde que su mujer y su hija fallecieron hace 14 años. Pilar, trabajadora del servicio de ayuda a domicilio de la Comarca Campo de Cariñena, le visita tres veces a la semana para ayudarle en las tareas de limpieza de la casa y aseo personal. El mejor momento del día, dice Mariano, que se deshace en halagos hacia su cuidadora. Pilar cuenta que Mariano es muy buen cocinero, él apunta que aprendió a cocinar cuando iba a trabajar a Francia a la vendimia; siempre fue jornalero del campo. Mariano no ha salido a la calle desde que se decretó el estado de alarma y echa de menos leer sus novelas del oeste al sol, en la puerta de casa. Las visitas de Pilar y las llamadas constantes de su nieta, que vive en Madrid, son su contacto con el mundo exterior en estos tiempos difíciles.
Luis celebra eufórico la superación de la enfermedad en el interior de la ambulancia de Cruz Roja que le llevará de vuelta a su residencia de Épila (Zaragoza). Ha pasado las últimas dos semanas en el centro habilitado en Yéqueda (Huesca) para atender a personas mayores con coronavirus. Con los puños levantados es el vivo reflejo de la esperanza y del buen hacer de nuestros personal sanitario que día a día se esfuerza para hacer posible que las personas enfermas, al igual que Luis, puedan regresar sanas a casa.
23 / 79

Luis celebra eufórico la superación de la enfermedad en el interior de la ambulancia de Cruz Roja que le llevará de vuelta a su residencia de Épila (Zaragoza). Ha pasado las últimas dos semanas en el centro habilitado en Yéqueda (Huesca) para atender a personas mayores con coronavirus. Con los puños levantados es el vivo reflejo de la esperanza y del buen hacer de nuestros personal sanitario que día a día se esfuerza para hacer posible que las personas enfermas, al igual que Luis, puedan regresar sanas a casa.
El día amanece gris y lluvioso; triste como los días que vivimos. Las medidas decretadas por el gobierno a causa de la crisis sanitaria afectan de manera especialmente dura a los protocolos tras un fallecimiento. María Pilar no falleció por coronavirus pero solo sus tres hijos ha podido asistir a un breve responso a pie de nicho. Una despedida impropia de nuestra cultura, que aumenta la sensación de soledad y desolación de los familiares y dificulta el duelo. Nunca son buenos tiempos para el desenlace de una vida, pero estos son especialmente crueles.
22 / 79

El día amanece gris y lluvioso; triste como los días que vivimos. Las medidas decretadas por el gobierno a causa de la crisis sanitaria afectan de manera especialmente dura a los protocolos tras un fallecimiento. María Pilar no falleció por coronavirus pero solo sus tres hijos ha podido asistir a un breve responso a pie de nicho. Una despedida impropia de nuestra cultura, que aumenta la sensación de soledad y desolación de los familiares y dificulta el duelo. Nunca son buenos tiempos para el desenlace de una vida, pero estos son especialmente crueles.
Vigilante del Mercado Central de Zaragoza en su ronda habitual de madrugada cuando comienzan a llegar los transportistas con mercancías para las ventas del día.
21 / 79

Vigilante del Mercado Central de Zaragoza en su ronda habitual de madrugada cuando comienzan a llegar los transportistas con mercancías para las ventas del día.
Julián revisa la plantación de hortalizas y verduras ecológicas en su invernadero de Tauste acompañado de su amigo Javier. El confinamiento ha modificado las pautas de consumo de sus clientes incrementándolas. Estos días trabaja duro para poder abastecerlos a ellos y a las tiendas de Zaragoza con las que colabora habitualmente mediante venta directa. En Aragón muchos productores y productoras ecológicas intensifican la relación directa mediante redes de consumo tras la incompresible suspensión, por el Ayuntamiento, del mercado agroecológico de Zaragoza tras el decreto de estado de alarma.
20 / 79

Julián revisa la plantación de hortalizas y verduras ecológicas en su invernadero de Tauste acompañado de su amigo Javier. El confinamiento ha modificado las pautas de consumo de sus clientes incrementándolas. Estos días trabaja duro para poder abastecerlos a ellos y a las tiendas de Zaragoza con las que colabora habitualmente mediante venta directa. En Aragón muchos productores y productoras ecológicas intensifican la relación directa mediante redes de consumo tras la incompresible suspensión, por el Ayuntamiento, del mercado agroecológico de Zaragoza tras el decreto de estado de alarma.
El trabajo de Mounir Mejdoub, chofer de Frio Aragón, es incesante estos días. Todavía de noche, con un camión cargado de productos frescos, sale de Mercazaragoza para hacer posible que no falten alimentos en los comercios. Las medidas de contención han afectado a su duro día a día. Con los primeros rayos de sol hace una parada en la estación de servicio de Tudela, una de las pocas que Mounir encuentra en su ruta para proveerse de alimentación o aseo. El suyo es uno de esos rostros anónimos que hacen posible que no haya desabastecimiento.
19 / 79

El trabajo de Mounir Mejdoub, chofer de Frio Aragón, es incesante estos días. Todavía de noche, con un camión cargado de productos frescos, sale de Mercazaragoza para hacer posible que no falten alimentos en los comercios. Las medidas de contención han afectado a su duro día a día. Con los primeros rayos de sol hace una parada en la estación de servicio de Tudela, una de las pocas que Mounir encuentra en su ruta para proveerse de alimentación o aseo. El suyo es uno de esos rostros anónimos que hacen posible que no haya desabastecimiento.
Efectivos de la UME abandonan el Hospital San Juan de Dios de Zaragoza tras haber realizado labores de desinfección de las zonas comunes y de paso.
18 / 79

Efectivos de la UME abandonan el Hospital San Juan de Dios de Zaragoza tras haber realizado labores de desinfección de las zonas comunes y de paso.
La dureza de esta crisis encuentra su peor cara cuando nos impone despedidas en soledad. Los trabajadores del complejo funerario de Torrero acompañan hasta el final a nuestros seres queridos, humanizando, en la medida de lo posible, lo más duro de esta pandemia. Ellos son muy conscientes de la importancia que tiene, para quien se va y para quienes nos quedamos, el estar allí cuando la familia no puede hacerlo.
17 / 79

La dureza de esta crisis encuentra su peor cara cuando nos impone despedidas en soledad. Los trabajadores del complejo funerario de Torrero acompañan hasta el final a nuestros seres queridos, humanizando, en la medida de lo posible, lo más duro de esta pandemia. Ellos son muy conscientes de la importancia que tiene, para quien se va y para quienes nos quedamos, el estar allí cuando la familia no puede hacerlo.
Tecmolde es una empresa ubicada en Loporzano, un pequeño pueblo de Huesca, dedicada a la fabricación de escenografías. Sus trabajos han aparecido en la serie Juego de Tronos o la película Lo imposible. Cuando comenzó la crisis del covid-19 pararon la producción de sus proyectos para dedicarse únicamente a la fabricación de máscaras sanitarias desechables. Fabrican 13.000 al día que se distribuyen a hospitales y centros de salud de toda España. Han compartido el diseño en su página web.
16 / 79

Tecmolde es una empresa ubicada en Loporzano, un pequeño pueblo de Huesca, dedicada a la fabricación de escenografías. Sus trabajos han aparecido en la serie Juego de Tronos o la película Lo imposible. Cuando comenzó la crisis del covid-19 pararon la producción de sus proyectos para dedicarse únicamente a la fabricación de máscaras sanitarias desechables. Fabrican 13.000 al día que se distribuyen a hospitales y centros de salud de toda España. Han compartido el diseño en su página web.
La medidas de aislamiento también han llegado a los lugares de culto que, desde que se decretase el estado de alarma, permanecen cerrados al público. Santiago Aparicio, párroco de la emblemática iglesia Santa Engracia de Zaragoza, nos brinda una atípica imagen oficiando a puerta cerrada, como hace cada día, mientras graba la homilía con su teléfono móvil y la retransmite en facebook.
15 / 79

La medidas de aislamiento también han llegado a los lugares de culto que, desde que se decretase el estado de alarma, permanecen cerrados al público. Santiago Aparicio, párroco de la emblemática iglesia Santa Engracia de Zaragoza, nos brinda una atípica imagen oficiando a puerta cerrada, como hace cada día, mientras graba la homilía con su teléfono móvil y la retransmite en facebook.
Son las 7 de la mañana en el cementerio de Torrero. Las personas fallecidas con coronavirus son enterradas o incineradas en soledad, acompañadas únicamente por los trabajadores del tanatorio y del cementerio de la capital aragonesa. Es quizá el peor rostro de estos días de aislamiento para quienes no pueden acompañar a sus seres queridos en su última despedida.
14 / 79

Son las 7 de la mañana en el cementerio de Torrero. Las personas fallecidas con coronavirus son enterradas o incineradas en soledad, acompañadas únicamente por los trabajadores del tanatorio y del cementerio de la capital aragonesa. Es quizá el peor rostro de estos días de aislamiento para quienes no pueden acompañar a sus seres queridos en su última despedida.
13.000 cajas de Hidroxicloroquina que actualmente la firma farmacéutica Teva tiene almacenadas en su centro logístico de Zaragoza se repartirán a todos los centros hospitalarios de España donde sean necesarias. Las 390.000 dosis de hidroxicloroquina, todo el stock disponible en España, han sido donadas al Ministerio de Sanidad, para satisfacer la demanda urgente del medicamento para investigar su posible uso como tratamiento del Covid- 19.
13 / 79

13.000 cajas de Hidroxicloroquina que actualmente la firma farmacéutica Teva tiene almacenadas en su centro logístico de Zaragoza se repartirán a todos los centros hospitalarios de España donde sean necesarias. Las 390.000 dosis de hidroxicloroquina, todo el stock disponible en España, han sido donadas al Ministerio de Sanidad, para satisfacer la demanda urgente del medicamento para investigar su posible uso como tratamiento del Covid- 19.
Manolo es agricultor y vive en una casa de campo en Tamarite, Huesca. A menudo pasa el día solo trabajando en el campo y con sus ovejas, asi que no tiene miedo al contagio. Pero echa de menos su reunión diaria en el bar con los amigos. No ha vuelto a verlos desde que se decretó el estado de alarma.
12 / 79

Manolo es agricultor y vive en una casa de campo en Tamarite, Huesca. A menudo pasa el día solo trabajando en el campo y con sus ovejas, asi que no tiene miedo al contagio. Pero echa de menos su reunión diaria en el bar con los amigos. No ha vuelto a verlos desde que se decretó el estado de alarma.
Judit tiene 28 años y es una de las pocas ganaderas en Aragón que se dedica al pastoreo tradicional de ovejas y cabras y practica la trashumancia; un tipo de pastoreo en vias de estinción en todo el pais. Durante la crísis del covid-19 y, apesar del estado de alarma, sigue cuidadn su rebaño. Por la mañana antes de salir al campo con las ovejas cuida a las cabras enfermas y ayuda a los cabritos a tetar de sus madres.
11 / 79

Judit tiene 28 años y es una de las pocas ganaderas en Aragón que se dedica al pastoreo tradicional de ovejas y cabras y practica la trashumancia; un tipo de pastoreo en vias de estinción en todo el pais. Durante la crísis del covid-19 y, apesar del estado de alarma, sigue cuidadn su rebaño. Por la mañana antes de salir al campo con las ovejas cuida a las cabras enfermas y ayuda a los cabritos a tetar de sus madres.
Felipe asomado a su ventana con rejas en una céntrica calle de Zaragoza, en el décimo día confinamiento de la población en sus casas.
10 / 79

Felipe asomado a su ventana con rejas en una céntrica calle de Zaragoza, en el décimo día confinamiento de la población en sus casas.
Yo en casa viendo El Nuevo Papa y contestando mensajes de wasap. Muchas familias españolas pasan los dias de confinamiento viendo series en televisión y manteniéndose informadas a traves del teléfono y las redes sociales. Zaragoza.
9 / 79

Yo en casa viendo El Nuevo Papa y contestando mensajes de wasap. Muchas familias españolas pasan los dias de confinamiento viendo series en televisión y manteniéndose informadas a traves del teléfono y las redes sociales. Zaragoza.
Los transportistas llegan al Mercado Central de Zaragoza de madrugada y descargan frutas y verduras para la venta al público.
8 / 79

Los transportistas llegan al Mercado Central de Zaragoza de madrugada y descargan frutas y verduras para la venta al público.
José Luis y su perro frente a la puerta de su casa después de haber limpiado las zonas comunes del edificio donde viven. Esperan a que se seque la escalera para volver a casa. Las comunidades de vecinos extreman las precauciones en la higiene de los edificios para protegerse de contagios.
7 / 79

José Luis y su perro frente a la puerta de su casa después de haber limpiado las zonas comunes del edificio donde viven. Esperan a que se seque la escalera para volver a casa. Las comunidades de vecinos extreman las precauciones en la higiene de los edificios para protegerse de contagios.
El tranvía circula casi vacio por el centro de Zaragoza desde que se decretó el estado de alarma y la gente debe permanecer confinada en sus casas.
6 / 79

El tranvía circula casi vacio por el centro de Zaragoza desde que se decretó el estado de alarma y la gente debe permanecer confinada en sus casas.
Trabajadoras de una panadería en el barrio de la Magdalena de Zaragoza, haciendo pan de madrugada. Todas las tiendas de venta de alimentos permanecen abiertas durante el estado de alarma.
5 / 79

Trabajadoras de una panadería en el barrio de la Magdalena de Zaragoza, haciendo pan de madrugada. Todas las tiendas de venta de alimentos permanecen abiertas durante el estado de alarma.
Pescadero del mercado Central de Zaragoza haciendo un descanso. La ciudadanía, siguiendo las indicaciones de las autoridades, está evitando las aglomeración en los lugares de venta de alimentos y se respeta la distancia de seguridad en todo el recinto.
4 / 79

Pescadero del mercado Central de Zaragoza haciendo un descanso. La ciudadanía, siguiendo las indicaciones de las autoridades, está evitando las aglomeración en los lugares de venta de alimentos y se respeta la distancia de seguridad en todo el recinto.
Repartidor de Glovo trabajando en las calles vacías del centro de Zaragoza.
3 / 79

Repartidor de Glovo trabajando en las calles vacías del centro de Zaragoza.
Charo aprovecha el confinamiento en casa para coser mascarillas de tela. El Gobierno de Aragón ha habilitado un local en la plaza del Pilar para recoger las mascarillas artesanales y las repartirá a los trabajadores no sanitarios que las necesiten.
2 / 79

Charo aprovecha el confinamiento en casa para coser mascarillas de tela. El Gobierno de Aragón ha habilitado un local en la plaza del Pilar para recoger las mascarillas artesanales y las repartirá a los trabajadores no sanitarios que las necesiten.
Retrato de Jose en el Tubo, una de las principales zonas de bares (cerrados desde el decreto de estado de alarma) de Zaragoza. Lleva mascarilla para protegerse del covid-19.
1 / 79

Retrato de Jose en el Tubo, una de las principales zonas de bares (cerrados desde el decreto de estado de alarma) de Zaragoza. Lleva mascarilla para protegerse del covid-19.


El proyecto Covid Photo Diaries cuenta también con el apoyo de:

DKV